Libertad

18Ene13

I

Sí, esa palabra. Ese anhelo. La libertad dicha, pensada, deformada. Me pregunto de dónde viene, quién la inventa, en qué momento se instaura, aparece. Así como aparece la caída del agua, el empuje del viento, la transformación de mi respiración.

II

Te escuché describir tu sangre en pleno movimiento, llenándote de vida. La sangre que llenaba cada espacio de tu ser, el cálido recorrido del cuerpo. Te acaricié con las puntas de mis dedos, roce tu piel con mis labios. Te sentí , te deseé.

III

El movimiento que genera el bajo de Roger Waters, en la segunda mitad de la primera parte de ECHOES en vivo en Pompeya, transmite una actitud, el carácter de la última parte del siglo XX e inicios del XXI. Esa repetición, insistencia por parte de Waters en un sonido mucho más cercano a ritmos desconocidos, reafirmaba su compromiso con una postura ideológica y filosófica acerca de la función de la música. Waters nos lleva a un estado de transe, en el que la mente se disuelve a través de las sensaciones que el oído reproduce en el resto del cuerpo sensitivo.

Anuncios

Aquí estoy, sentado frente a una pantalla, y en nombrarla se me agolpan mil preguntas. No importa en realidad.

Lanzo un grito, largo, hueco, vacío, triste, seco. Sí, la muerte es parte de la vida, pero las muertes que escucho en esta ciudad que desaparece lastiman mi vida, invaden el alma, la lastiman, la llenan de dudas.

¿Cómo hacer surgir la luz en la tiniebla? Primero: respirando. Sin esperar. Tomando la vida con nuestro cuerpo, tomando consciencia de nuestro ser. Del amor por sentir, de lo mucho que aún queda por compartir, por aprender, por corregir. Es decir, rumbos por conocer, con sus vueltas por supuesto. Con sus giros y sus espirales.


Saraguato

07Ene11

Mono Saraguato

mancha del verde saltante

tu aullido retumba mis

pulmones

recuerdo de mi historia.

¿Qué esperas mono Saraguato?

¿A quién aullas?

Hermosa mancha oscura

de movimientos perfectos,

lianas brazos, liana cola

sabios son tus saltos al

verde vida.


Invierno

24Dic10

Me despertó la angustia de quiénes disparaban balas a matar y la de quiénes huían de su muerte inminente. Envueltos por la oscuridad y el frío, salen a trabajar, a buscar cuerpos para agujerarlos, para arrancarlos del movimiento del universo y lanzarlos al olvido de lo inanimado.

 

Por la madrugada escuché los disparos de un arma. Eran pausados, rítmicos. Tanto orden me hizo pensar en una muerte segura, varios tiros a quemarropa. Desde la soledad de mi cuarto y los nudos de mi existencia, los disparos son un recordatorio de la muerte inminente, no la mía, no la de un sicario ni la de un soldado, sino la muerte, la muerte implacable, definitiva, presente en cada instante de la vida, la exhalación final, el borde del camino. Y a partir de ahí, la vida. El cuerpo que se estira y se despierta, el aire que entra y llena de vida al cuerpo. La mirada que inaugura de nuevo las cosas, los pájaros cantando y los árboles sacudiéndose el frío invernal.

 

Desperté solo, envuelto en sábanas, tras deambular por el universo de mis sueños. Doloroso despertar en esta ciudad que llora callada sus heridas, su orfandad.


Sin título

23Nov10

La noche cae lenta,

los días son arrastre.

Tomamos al amor, lo movemos

dando tumbos.

El sol brilla buscando las sombras

ocultas.

Corre al mar,

al espejo.

El sol, la noche, el amor.

 




El huracán Alex atravesó nuestra ciudad dejando espacios para reflexionar.

El lunes pasado, mientras sacaba lodo y ramas de su casa, Marcos, un jardinero que perdió todo, incluida su herramienta de trabajo, me platicaba que en los 20 años que lleva viviendo cerca del lecho del Río La Silla nunca había tenido un problema. Cansados por el esfuerzo con las palas, nos detuvimos para disfrutar la brisa que los enormes sabinos nos aseguraban. Viendo los árboles centenarios -firmes tras la tormenta- me aventuré a decir que vivir tan cerca del paraíso tiene su precio. Hizo una leve mueca y respondió que sí, después miró los enormes árboles y por primera vez sonrió con genuina alegría, y mientras sus ojos brillaban me dijo casi riendo, si viera que bonitos se veían con el río crecido.

Los seres humanos vivimos a través de la lectura que hace el cuerpo de todo aquello que nos rodea. Marcos podía ver su casa casi destruida, pero también podía sentir la fuerza llena de vida de aquellos árboles que le indicaban que no todo sería arrastrado. Utilizar todos nuestros sentidos amplifica la posibilidad de comprender y disfrutar la vida, particularmente al observar los rostros de aquellos y aquellas que nos rodean. Observar detenidamente y escuchar al otro más allá de las palabras, genera preguntas cuyas respuestas tienen que ver con eso que llamamos solidaridad.

Pero la violencia nos aleja de esa posibilidad. La desconfianza se ha vuelto el filtro con el que observamos al otro. Hoy más que nunca procuramos no hablar con extraños y el temor a perder lo poco -o mucho- que la sociedad de consumo nos obliga a tener, hace que toda persona, en el fondo de nuestras fantasías, sea un delincuente en potencia. No pasaba un solo día sin hablar de la violencia, hasta que llegó el 1o de julio y Monterrey cambió de tema. Se impuso la realidad que nos dejó Alex. Abrió calles, destruyó avenidas, desapareció casas, se llevó vidas, y dejó a miles de neoloneses desamparados. En un decir: le cambió el rostro a la ciudad.

Marcos no vivía solo, su familia y vecinos también lo perdieron todo. Tras el desastre algunos trabajan, otros descansan, y otros muchos miran con asombro. Se acerca un vecino a pedir una cegueta, pero ya la prestaron. Se acercan otras personas, vienen de una asociación me dice Marcos, van a ubicar el lugar en el que prenderán una pequeña fogota para calentar la comida para los vecinos. El solidario no piensa cuando va en ayuda del otro, no le importa si es un familiar, un vecino o un completo desconocido; no calcula.

La solidaridad surge de observar con el corazón abierto lo que sucede a nuestro alrededor, no sin antes hacer lo mismo en nuesto interior. Solo así podremos responder al nuevo rostro de Monterrey.

* Texto publicado -un fragmento- en Publimetro, el 7 de julio de 2010.



Presidenta vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación... acreedora de Felipe Calderón.

220 millones de dólares prestados para la educación en México, suena como algo bueno, pero ¿Hasta qué grado?. Habrá que considerar seriamente los intereses que pagamos año con año a instituciones como el Banco Mundial, y la cantidad de dinero que perdemos en corrupción, y particularmente lo que se destina a gastos superfluos e inmorales como lo que gasta el gobierno de Felipe Calderón -o el del gobernador de Nuevo León- en promoción de su imagen y discursos. La educación en México requiere más que eso… Exijo que se ejerza acción penal en contra de Elba Esther Gordillo, por el daño que ha causado a generaciones enteras de estudiantes en México… para empezar, pues el sistema educativo, y es lo bueno, no solo necesita dinero para mejorar.

Comparto esta nota publicada el día de hoy en el periódico El Norte.

Da BM 220 mdd a México para educación

Washington, D.C., EUA. 18 de junio, 2010. AFP.- El Banco Mundial (BM) anunció hoy un préstamo por 220 millones de dólares a México para el programa Escuelas de Calidad, que busca mejorar los niveles educativos del País.

El crédito se destinará a una segunda etapa del plan que desde su creación, en 2001, ha promovido la participación social en los centros educativos del País, indicó el BM en un comunicado.

Esta nueva etapa se enfocará en mejorar los resultados educativos de las escuelas en zonas de bajos ingresos. Se espera que para 2013 la escuelas que participan en el programa se incrementen 25 por ciento, de 39 mil a 50 mil.

“(Se busca) darle al supervisor la calidad de líder pedagógico para que trabajen por competencias, logros y resultados y así, ponerles ayuda para su tarea administrativa, lo que permite incentivar el trabajo colegiado”, dijo el subsecretario de Educación Básica, Fernando González.

“Estamos convencidos que la calidad y mayor relevancia del sistema educativo es un valor añadido a la economía del País, que tiene todo para explotar su conocimiento y especialización y ser competitiva en el nuevo entorno económico global”, dijo, por otro lado, la directora del BM para México, Gloria Grandolini.